Una terraza muy chill out

Para decorar terraza chill out en la cual podamos distendernos al máximo, únicamente es necesario conocer de qué manera diseñar el espacio para poder alcanzar el mejor  resultado tanto desde la comodidad como desde un punto de vista estético, que son los principales objetivos de este estilo decorativo.

Este tipo de decoración admite diversas posibilidades, debido a lo cual es fundamental que conozcamos ciertas claves para que la decoración colme nuestras expectativas.

Una de las cuestiones principales para decorar una terraza estilo chill out es permitirse jugar con las telas, utilizando distintos materiales y tejidos, buscando siempre que los colores combinen de manera armónica. Asimismo, resulta importante que tanto la caída como las formas, más allá de que generen una sensación de informalidad, puedan transmitir tranquilidad, practicidad y confort. Por lo general,  los tejidos que más suelen usarse son la seda, las gasas, el algodón y el lino.

Con respecto al mobiliario más adecuado para decorar una terraza de estilo chill out, generalmente se usan muebles de estética natural confeccionados en madera, mimbre, rattan y, en menor medida, piedra. Las mesas suelen ser bajas y hasta pueden encontrarse algunas al ras del suelo. En lo relacionado a los asientos, prevalece la comodidad, que se alcanza empleando sofás, sillones y hamacas, provistos de numerosos y mullidos cojines. Por supuesto que no podemos olvidarnos de completar el mobiliario con los clásicos pufs y algunos almohadones, los cuales le brindarán al conjunto una sensación de mayor amplitud.

Otra opción es elegir colocar palés reciclados, que permiten crear un original sofá y que convierten al espacio en un rincón por demás acogedor. En este caso, se recomienda situarlos en ángulo en una esquina, pues se verán mejor que varios asientos alineados junto a la pared.

Para el suelo, lo ideal es elegir colocar una tarima de madera y alfombras, que deben combinarse con las telas seleccionadas. De esta manera, estaremos aportándole calidez extra al espacio.

Por otro lado, resulta significativo efectuar una óptima selección de colores. Sólo así estaremos seguros de que la decoración será un éxito. Lo que se suele aconsejar es que prevalezcan los colores claros y neutros en el mobiliario, y que el aporte de color sea dado a través de los cojines, las telas y las alfombras. Así, el abanico cromático que ostentará nuestra terraza chill out será bien variado.

También, podemos aportar color a una terraza a través de las composiciones florales, pudiendo escoger por ejemplo tiestos o contenedores blancos para que resalten mejor. De lo contrario, se pueden elegir  flores de colores intensos para que sobresalgan del resto de la decoración.

Imagen:

www.x4duros.com