post

Tomar un baño, un placer que no ha desaparecido

Las prisas de la vida moderna y lo reducido de los cuartos de baño de las actuales viviendas han llevado a muchas personas a prescindir de la bañera. Ya sea porque no hay tiempo para tomar un baño o bien sea porque la ducha es mucho más práctica, más fácil de limpiar y más adecuada cuándo hay problemas de salud, cada vez son más los que optan por estas cuándo deciden renovar el cuarto de baño.

Sin embargo sigue habiendo gente que no renuncia a su bañera incluso en un cuarto de baño pequeño. Los niños pequeños y el placer de relajarse sumergiéndose en el agua tras una dura jornada de trabajo son razones para conservar este elemento en nuestros cuartos de baño.

bañera

Nuevos materiales y estilos

Pero las bañeras actuales poco o nada tienen que ver con aquellas antiguas de porcelana que fácilmente sufrían los efectos del tiempo y de los productos de limpieza y terminaban llenas de manchas amarillas imposibles de limpiar.

Las bañeras de hoy en día son de materiales mucho más fáciles de limpiar. Incluso algunas tienen una capa de aislante que hace que no resulten frías al tacto. A los materiales tradicionales como el hierro o la porcelana se le han unido ahora los materiales sintéticos que permiten una mayor variedad de formas y de colores para incorporarlos a todos los baños y estilos.

Las formas de las bañeras se han vuelto mucho más anatómicas. Ya no son un simple rectángulo sin más. Ahora se adaptan al cuerpo envolviéndolo para que el momento del baño sea aun más relajante. Si además lleva incorporados chorros de presión la experiencia será más placentera aun.

Los diseños más novedosos

Uno de los diseños que más ha llamado la atención de los posibles compradores es el que aprovecha el hueco que se crea entre la bañera y su receptáculo. Cuando se coloca la bañera esta va sobre un lecho que se hasta ahora se realizaba en cemento, ladrillo y alicatado.

La nueva alternativa es crear este lecho con paneles de aluminio que se pueden abrir. De este modo el hueco donde va encastrada la bañera deja de ser un espacio perdido y se convierte en un armario dónde almacenar los productos de limpieza o los recambios de champú y demás productos de aseo. En estas puertas de aluminio se pueden acoplar pequeños estantes para colocar las diferentes botellas.