post

Los mejores materiales para los muebles de exterior

Llega el verano y surgen la misma duda de siempre, ¿cuál es el mejor material para los muebles de exterior? Cada persona tiene sus preferencias y, por ello, se formula distintas preguntas: ¿cuál es el mas resistente? ¿el que requiere menos cuidados? ¿el más ligero y manejable? ¿el más económico? ¿el que aguanta cualquier inclemencia ya sea sol, viento, lluvia?

Por ello vamos a hablar de las características básicas de los materiales más empleados para exterior para facilitaros la elección de muebles para el jardín o la terraza.

Madera

Teca

La Teca es una madera originaria de Asia (aunque en la actualidad hay plantaciones en diversas partes del mundo) que lleva el sobrenombre de «reina de las maderas» por su belleza y resistencia a las inclemencias del tiempo, especialmente al verano, ya que es de clima tropical y cálido.

Tiene un precioso color castaño dorado que no pierde a pesar de estar en exterior; tampoco se agrieta ni deforma debido a su alto contenido en aceites naturales y resinas que mantienen su hidratación.

Como todo material de decoración, necesita una serie de cuidados básicos para mantenerla siempre en perfectas condiciones aunque no demasiado complicados: limpiarla con un trapo húmedo y jabón, y una vez seca, pintarla con fijador para madera. Se recomienda guardarla en invierno ya que soporta mejor el calor.

Como es natural, su principal inconveniente es el precio elevado aunque compensa a largo plazo ya que durará toda la vida. El otro, que es compacta y pesada, nada ligera.

Ratán o fibra trenzada

El ratán es una variedad de palma trepadora originaria del Sureste Asiático. Su cáscara necesita unos veinticinco años para adquirir sus propiedades únicas, tras los cuales se rajará en tiras y trenzará de manera artesanal, bien formando un mueble enteramente de ratán o bien trenzándola a una base de aluminio hasta cubrirla.

Es un material cálido y los diseños preciosos, aunque su mayor defecto es ser cara, ya que es un material natural. Suele resistir bien la intemperie ya que ha sido tratado pero los muebles requieren cuidados básicos: no exponerlos a exceso de lluvia o sol porque perderían brillo y se deteriorarían; limpiarlas regularmente y aplicarles productos para protegerlos.mueble-exterior-material

Bambú

No hay madera más sostenible que la procedente del bambú: tarda unos cinco o seis años en crecer. Sus raíces impiden la desertización, reducen el efecto invernadero, no requiere pesticidas, herbicidas, ni fertilizantes.

Es un material muy resistente y duradero, no requiere ser pintado, ni lacado, ni profilado; de hecho se utiliza hasta en construcciones arquitectónicas, aunque eso no quita que sea versátil por lo que pueden hacerse muebles con él de una exquisita belleza.
Su máximo defecto es el precio, pero a largo plazo es una magnífica inversión.

Metales

Acero

Muy resistente al exterior por lo que durará mucho tiempo siempre y cuando reciba los cuidados necesarios, especialmente capas de protector para evitar que se oxide a la intemperie. Es pesado y un poco caro para muebles de exterior.

Aluminio

Muy resistente al exterior, ligero, manejable y económico. La gran desventaja es que se calienta mucho en verano y enfría en invierno, por lo que es imprescindible que esté recubierto con un cojín o un almohadón. Además pesa poco, así que se puede volar en un día de mucho viento. Fácil de mantener ya que sólo requiere que lo limpien regularmente con agua y jabón y luego sacarles brillo con cera líquida.

Hierro forjado

Precioso y resistente, puede estar a la intemperie incluso con lluvia y nieve pero es sensible a la humedad por lo que requiere mantenimiento constante: limpiarlo mínimo una vez al mes con cera líquida y aplicar antioxidante de manera regular. Sus mayores desventajas aparte del mantenimiento: que pesan bastante y se calientan con el sol.

Materiales sintéticos

El PVC y el ratán sintético, entre otros, son material resistentes al exterior aunque dependerá de la calidad de cada material concreto.

El PVC: no todos los plásticos son iguales y acaban deteriorándose al sol, perdiendo sus propiedades, amarilleando e incluso quebrándose. Deberás mirar bien las propiedades del plástico de los muebles que compres para que te duren más tiempo y aguanten el peso sin deformarse a la primera de cambio. Suelen ser perfectos para piscinas y playa, ya que su mantenimiento es mínimo. Fáciles de limpiar ya que sólo necesitan agua y jabón; aunque hay que tener cuidado con el uso de esponjas duras ya que se rayan y también con productos fuertes porque les quitarán la capa protectora que suelen llevar.

Ratán sintético:no requiere tantos cuidados como el natural, se puede limpiar con mayor facilidad y admite distintos colores. Estéticamente apenas se advierte la diferencia con el natural; hay diseños realmente preciosos, pero es mucho más barato.

Éstos son algunos de los materiales más usuales para exterior, pero también está el mimbre, la fibra de vidrio, la resina… elige el tuyo y disfruta de tus vacaciones al aire libre.