post

Librerías para el salón: utilitarias y elegantes

El salón es una de las partes fundamentales de la casa, ya que en él recibiremos a las visitas y haremos casi toda la vida en común.

Una librería le confiere mucho de su carácter y marcará enormemente el resto de la decoración.

Una de las primeras cosas que deberemos hacer a la hora de plantearnos comprar una librería es el uso que le queremos dar. Es decir, si va a ser necesario que sea un gran espacio de almacenaje o será un espacio más decorativo.

Combinar color y tamaño

Si la librería va a ser un mero adorno en el que colocar libros, películas y otro tipo de decoración podemos jugar mucho más con los colores, tanto de las propias baldas como de la pared.

Una de las opciones puede ser intercalar un módulo de la estantería de otro color y en un tamaño más pequeño que le darán un toque distinto bonito.

Si necesitamos utilizar la estantería como un espacio para almacenaje la mejor opción es un modelo de pared a pared, que tiene una gran capacidad y, además, permite integrar otros elementos de la casa como un pilar o el radiador.

Escoger las puertas adecuadas

Estos grandes espacios de almacenaje los podemos «decorar» utilizando puertas y cristaleras para darles una mayor elegancia.

La forma de estos elementos es muy variada, desde cristaleras esmeriladas con dibujos geométricos hasta grabados con detalles muy realistas.

También las puertas pueden ser de diseños muy diferentes. Podemos instalar puertas abatibles, de correderas. Con sistemas de cierres por presión o imantados.

En cuanto a la decoración de la puerta, sólo hay que dejar volar la imaginación. Una puerta lisa se puede decorar con un bonito tirador o utilizar una decoración adhesiva que le dé un aspecto elegante.

Si nos gusta cambiar podemos utilizar puertas de cristal con doble fondo para poder colocar en medio una bonita lámina.

Estilo sencillo pero personal

Una de las utilidades más típicas de una librería es como parte del espacio donde se ubica la televisión. En ese caso lo mejor es escoger un estilo sencillo que no recargue demasiado el espacio.

Los colores dependerán de nuestro atrevimiento. Puede quedar muy bonito que hagan un gran contraste con la pared del fondo mientras el resto del salón mantiene un tono más cálido.

Escojamos el modelo que sea, siempre hay que tener en cuenta darle un pequeño toque personal que nos identifique y que haga de este espacio un lugar importante en nuestro hogar.