post

Lámparas decorativas hechas a mano

Ni de imaginas la cantidad de cosas con las que puedes crear y dar a tu casa una calidad especial con unos puntos de luz. Solo necesitas un poco de imaginación para elaborar estas características lámparas.

Muchas veces nos equivocamos al pensar que cualquier elemento de luz sirve para iluminar una estancia por completo. Cuando hablamos de lámparas decorativas es simplemente eso, un punto o conjunto de luces que da calidez a un rincón tiñéndolo en ocasiones de un color o florescencia especial, dependiendo del que hayamos elegido.

Aquí os dejamos unas lámparas muy fáciles de hacer para crear en tu casa ese sitio especial y romántico, jugando en ocasiones con las sombras que se proyectan y luces que se filtran. Las cuales no te llevaran mucho tiempo en realizar.

Lucecitas envasadas

Estas especialmente me parece una elaboración con mucha carga romántica, ya que por la luz escogida y en envase, se asemeja a tener una luciérnaga en un bote de cristal. Lo que puede servir para una cena especial o para el cuarto de un niño o niña y evitar así que tengan miedo.

Para realizarla solo necesitas un tarro de cristal algo vintage. Estos pueden ser los de yogures de cristal o simulando a estos antiguos, siempre que tengan tapa o mínimo encontrando una que les sirva. En ella con la ayuda de una broca introduciremos el cable, a poder ser trasparente o blanco, ya que el negro le endurece mucho.

Una vez que este atravesando la tapa ponemos un casco y solo nos saltara poner una pequeña bombilla. Cerramos y ya tenemos nuestra lámpara. La posición suele ser colgadas del techo o para que cuelguen.

Lámpara de cuerdas

Es un diseño sacado de una lámpara llamada Akaba, la cual en realidad la puede hacer cualquiera. Solo necesidad una pelota o globo de arroz, los redondos. Normalmente se crean de una esfera de unos 23 cm, por lo que con 10 metros de esta cuerda de esparto, llamada bramante, bastara.

Aunque hay que liar esta cuerda por toda la superficie de la esfera, hay que intentar dejar   dos circunferencia sin trazar, una arriba y otra abajo, para manipular el cable y la bombilla.

Empezamos a enrollar la cuerda y a la segunda vuelta empezamos a mojarla en cola blanca, para que se vaya pegando sobre ella misma. No importan que se manche porque luego se pone trasparente. Además podemos al final con un pincel darle un baño de cola y agua mezclada, lo que endurecerá más la estructura y le dará brillo.

Una vez se seque y endurezca, solo tendremos que pinchar la pelota y sacarla cuando haya perdido todo el aire por uno de los círculos abierto. Ya salo faltara ponerle el cableado, casquillo y una bombilla de bajo consumo.