post

Icono de Inglaterra, el sofá Chester

Si hay un mueble que mejor representa el estilo tradicional del país británico ese es el sofá Chesterfield, conocido también con la abreviatura Chester. Ya que al igual de los ciudadanos ingleses, encierra en sí grandes cualidades como sobriedad y elegancia.

Son fáciles de reconocer por sus compartir la misma altura tanto sus brazos como sus respaldo, que aunque sea de corte recto remata en curva. Al igual que su abotonamientos, que da relieve a su tapizado, el cual suele ser de cuero, pero hoy en día juegan con otros materiales como el terciopelo, telas o mítico escay.

Su historia

Como todas las piezas de diseño, esta también tiene su historia. Este mueble fue creado en el siglo XIX para formar parte del mobiliario de los clubes masculinos del país. Eso explica su elegancia, calidades y líneas.

Tal fue su éxito, que poco a poco entraría a ser un imprescindible en los hogares británicos. Hoy en día aún está de moda y extendido su uso por todo el mundo. Ya que encaja perfectamente en cualquier estilo que le quedamos dar a nuestro hogar.

Si aún no tienes muy claro como incorporar este tipo de mueble en tu vida, aquí te traemos un par de ideas que podrán servirte de ayuda.

La elegancia líneas francesas

Es increíble como con solo cambiar el típico color oscuro de este sofá podemos incorporar en este caso no solo un mueble tan masculino en un espacio de tendencia más femenina, sino que pueden convivir en la misma sala dos estilos tan característicos no solo de diferente lugar de Europa, sino de distintos siglos.

En este caso el color del Chester es de un ocre o crema pálida, que da una calidez a la estancia junto a la calidad aterciopelada de este. Algo que funciona como punto de referencia que combina a la perfección con los muebles de roble y la pureza del blanco, algo que no siempre funciona, pero esta vez lo hace perfectamente.

La calidez con aire bohemio

Quizás pienses que este tipo de sofá no tiene cabida en tu vida, pues tiendes a representarte con una estética más bohemia inspirada en telas y colores. Sin embargo, si nos basamos en la estética hindú podrás ver como la influencia de la cultura inglesa está muy presente.

Esto es debido a durante mucho tiempo, La India fue una colonia inglesa, por lo cual las dos culturas convivieron, siendo tan diferentes, juntas casando a la perfección.

Estilo rústico

Parece imposible, pero este sofá también consigue su sitio en un entorno tan diferente y que tanto parece chocar con el diseño como puede resultar una casa o paraje rustico. Aparentemente parecen dos líneas rectas que en el infinito se pierden pero que nuestra vista une en un punto.

Así pues, nos presentan esta opción de salón rustico que gracias a otros elementos como esta chimenea neoclásica tan bien encuentran su lugar en la estancia, creando un lugar único y lleno de estilo.