post

Florología

Sí, ya sé que ese palabro no existe, que no se dice así. Pero me pareció un buen término para dar una idea de la importancia de las flores como elemento decorativo, y de la extensísima cultura asociada al uso ornamental que se le ha dado a estas a lo largo del tiempo y del espacio. Nosotros vamos simplemente a dar unas cuantas nociones básicas acerca de la decoración con flores.

Haría falta una carrera universitaria de cuatro años para abarcar toda la complejidad de las relaciones entre los hombres y las flores. Son un elemento imperdible, por ejemplo, para crear ambientes románticos o navideños, para señalar ocasiones especiales, sean alegres o tristes, o para utilizar por su compleja simbología, por no meternos en los usos prácticos que se les puedan dar.

florologia

Lo primero y fundamental, en mi opinión, es recurrir a las flores de temporada, fáciles de encontrar y baratas. Por ejemplo, he visto un hermoso centro floral alto de flor de cerezo, que dará un delicado y oriental toque a tu salón con muy poco esfuerzo: un bonito jarrón transparente, ramas largas colocadas de forma asimétrica y piedras y musgo en la base (jugando así con los colores), y listo.

Las flores, como todo, siguen modas; descubre las de este año

Guirnaldas, ramos, centros de mesa, coronas… Habrás visto que hay muchas opciones, muchas formas distintas de utilizar las flores en decoración. Esta cualidad polifacética de las flores nos permitirá ocultar nuestras flaquezas y realzar nuestros puntos fuertes. Que los techos son bajos, tiraremos de guirnaldas verticales (de flor pequeña, jazmín, por ejemplo); que la sal nos aburre, colocaremos vistosos y voluminosos ramos para sorprender.

¿Qué flores valen para qué? Aparte de su simbología específica, está claro que cada una nos dice una cosa, según su color, tamaño y ubicación. Por ejemplo, las flores tropicales dan idea a cualquiera de alegría y exuberancia; los ranúnculos, por su lado, hablan de sencillez y elegancia. También las frutas artificiales están triunfando como adornos, en solitario o formando parte centros de mesa y otros elementos de decoración elaborados. Apóyate en ellas.

No todo es decorar. El proceso de concebir y construir nuestros propios centros florales, ramos, guirnaldas y demás es tan intenso y atractivo como el propio proceso de decorar una habitación o una casa. No hemos entrado en el debate de si conviene utilizar flores artificiales o naturales; yo defiendo apasionadamente las segundas, pero entiendo que cada cosa tiene su momento, y al fin y al cabo, muchas veces es cuestión de gustos.