post

¿El pasado del futuro o el futuro del pasado?

Seguro que muchas veces os ha llamado la atención un objeto por la modernez de sus líneas. Lo examinamos y nos damos cuenta que ese polvo que tiene no es debido a un viajero del futuro se lo dejo abandonado. Y que su número de serie deja reflejado que se construyó en los 60.

Es curioso este tipo de estilo artístico que se trasporto de ser una vertiente artística de vanguardia de principios del siglo XX a otros sectores como el cine, la moda y del diseño en general.

Diseñadores como Vender Panton, el cual a introdujo el PVC en la fabricación de mobiliario, vio en este material la posibilidad de poder construir y elaborar sus obras basadas siempre en un universo futurista y colorido.

Lo que nos aporta este tipo de muebles es la posibilidad de ver enfrentados un el pasado y el futuro. Piezas que conforman el estilo ahora bautizado como Retro Futurismo.

Piezas de plena actualidad

Si por algo se caracterizan este tipo de piezas, aparte de por su gran originalidad, es por ser muebles que pueden pasar por ser actuales. Sus líneas y fluidez nos proporcionan características muy semejantes a las que nos ofrecen el mobiliario actual.

Todos recordamos aquellas sillas huevo que aparecían en la película “Men in Black”, una película que nos trasladaba a un futuro junto alienígenas, pero sin embargo esas sillas Egg fueron creadas en 1958 por Arne Jacobsen, quien fue maestro de Panton.

Visión de futuro

Este estilo ha venido para quedarse mezclando la estética propia de los años 60 con la visión que tenían entonces del futuro. Una tendencia que no puede faltar si eres un apasionado del rollo más vintage que se puede tener.

Inspirado en su mayoría en naves espaciales, encontramos muebles curvos y acolchados blancos de plástico o metalizados de aluminio. Rompiendo así con el convencionalismo y que muchas de sus veces desafían la lógica del propio diseño, que es no añadir nada que en sí, no tenga ninguna función.

Los imprescindibles

Si buscas incorporar algún tipo de estos muebles te damos unas pistas de cómo hacerlo. La forma más fácil es mediante sillas que puedes poner en el comedor. Prueba con las sillas Tulipán o con las Panton, aunque debes saber que en las últimas la ergonómica no se amolda a todas las mesas. Si buscas algo más creativo puedes conseguir una butaca o sillas colgantes o Hanging Chairs.

Lánzate al futuro gracias al pasado.