post

¡¡Decoración para peques!!

Decorar la habitación de un niño es una de las tareas más agradables que podemos realizar, ya que nos da la posibilidad de preparar el lugar más deseado del pequeño que más queremos. Además, nos ofrece la posibilidad de explotar al máximo nuestra creatividad y fantasía. 

La decoración de un cuarto infantil es una tarea distinta a la que podemos ejercer en otras habitaciones y reúne además, una serie de características que la hace muy especial.

La habitación ha de ser, sobre todo, una estancia alegre y divertida. Por ello deben destacar los colores cálidos, que dan un aire más alegre a la habitación. Los colores verdes, naranjas, amarillos y azules son colores muy adecuados para este tipo de habitaciones, ya que, además de aportar alegría y diversión, también transmiten una sensación de tranquilidad y relajación adecuada para los niños de la casa.

Para la decoración de las habitaciones infantiles no debemos olvidar la inclusión de las formas, desde coches hasta trenes, pasando por estrellas, corazones o flore. Estos objetos incorporan a la habitación un estado de ánimo lleno de ilusión al tiempo que aportan una gran originalidad.

El espacio de las habitaciones infantiles lo debemos aprovechar al máximo, incorporando muebles que permitan recoger parte de la habitación y mantenerla limpia y ordenada. Una habitación infantil ha de contar con una adecuada armonía, para así transmitir a los más pequeños serenidad y relajación. Además, si los muebles están bien ordenados permitirán que el niño o niña puedan disponer de mucho más espacio para jugar y desarrollar sus actividades de ocio infantil.

Para empezar, os hablaré del elemento fundamental de un dormitorio; la cama.

Para los niños existen camas divertidas con el diseño de coches de carreras, en la que tu pequeño soñará con muchas aventuras. También podéis decorar la habitación con cuadros y objetos temáticos a juego con la cama, como el armario, alfombra, cojines, mesilla de noche, etc.

Otro tipo de cama es el de un castillo pirata. Se trata de una cama semi alta con un tobogán, por el que pueden subir y bajar a la cama. Además en la parte de debajo de la cama, se pueden almacenar cosas.

Las camas semi altas permiten disponer en un mismo espacio de zona de descanso, almacenamiento y juego a la vez. Son camas sólidas y resistentes de madera con sencillas instrucciones para su montaje. Así que ya puedes creer la casita-cama más chula del mundo para tu pequeño.

Para las niñas, podemos utilizar castillos de princesas como decoración de su cama. Existen camas separadas o en litera con cortinas inferiores de tela. La cama superior, puede tener un túnel y bolsillos con forma de escudos. La cama inferior puede tener cajones inferiores para guardar sus juguetes.

Un dormitorio muy especial es el que tiene una cabaña en el techo, a la que se accede por una escalera de madera. Dentro los niños se sienten protegidos, además de tener controlada toda la habitación y poder esconderse.

Las casitas de madera, son otra forma de decorar la cama de tu pequeña, parecerá que tienen su propia casa dentro de otra. La puedes decorar como más te guste. Las hay incluso con dos camas en litera, para ocupar menos espacio.

Otro de los elementos importantes de un dormitorio infantil son las lámparas.

La luz es importante para ellos, sobre todo por las noches antes de dormir. Todos sabemos que, al principio, a los niños les cuesta separarse de la cama de los padres y necesitan sentirse protegidos. Para ello, podemos utilizar lámparas de pared con distintas formas como nubes, casitas, animales divertidos, etc., que crearán un ambiente más acogedor.

Otra forma de iluminar la habitación es mediante lámparas de mesa. Pueden tener formas de muñecos, que a la vez son muy decorativos y a los niños les divertirán.

Una idea original, que a mí personalmente me encanta, es una lámpara con forma de bola, en la que Spiderman envuelve su tela de araña.

Las guirnaldas de luces están marcando tendencia decorativa en las habitaciones infantiles. Son bolas de colores de poliéster de 7 cm que emiten una luz tenue que ayudará a crear un ambiente relajado en la habitación de tu pequeño. Se pueden colocar en las paredes o en el cabecero de la cama.

Por último, terminaremos de decorar una habitación infantil centrándonos en las paredes. Existen numerosos vinilos en el mercado, que permiten decorar la habitación como más nos guste. Por ejemplo, un cabecero con una flor gigante rodeado por hierba, dará la sensación de estar durmiendo en un enorme jardín.

El papel pintado es una de las formas más sencillas para decorar habitaciones infantiles y juveniles. Para las niñas en tonos rosas y con princesas. Para los niños, tonos azules y con indios o coches.

Otro elemento que podemos incorporar al dormitorio son las pizarras, que no sólo decoran la habitación sino que permiten que los niños aprendan y den rienda suelta a su imaginación.