post

Decoración antinavideña

Hoy (el día que escribo, no el que publico) es el día de los inocentes y me siento algo juguetón. Por eso me encanta este día, es un oasis en un desierto de forzada alegría, fingida solidaridad y mucho gasto superfluo. Por una vez, un día al año, se premia el ingenio puro y duro, guste o no. Ya casi nadie respeta el día, y eso es un claro síntoma de cómo andamos.

Yo no voy a tomármelo a broma. Vamos a redecorar radicalmente nuestra casa a contracorriente. Adiós Navidad, hola Antinavidad. Vamos no a prescindir, sino a ridiculizar o corromper toda decoración navideña que se nos ponga a tiro. Es la guerra. De momento, al Papá Noel de la ventana me lo colgáis pero por el cuello. Y si es con un hacha clavada en la cabeza y los pantalones por los tobillos, mejor.

decoracionantinavideña

Los calcetines podemos ponerlos en la chimenea, siempre que sean apestosos y estén notablemente agujereados. El belén es otro tema lleno de posibilidades: podemos poner a Mazinger Z como San José, a Mafalda como la Virgen, un playmobil calvo como ángel 2 y una foto de Obama pinchada en Ken para el rey negro (este estaba clarísimo, salvo que tengáis una de Bill Cosby o de Denzel Washington).

Se acabaron las navidades tal y como las conocíamos

Probablemente la palmera sea el árbol menos navideño que pueda ocurrírsenos, así que ese es el que vamos a poner. Con los adornos, tanto en el árbol como en la casa, podemos dejar volar nuestra imaginación: papeles picados, cables de teléfono de colores, guindillas, boinas… El límite es el cielo. Simplemente, recordad: nada que recuerde a la Navidad.

Si queréis poner hilo musical (una idea siempre acertada), el punk-rock nacional ha creado numerosos villancicos alternativos, todos bastante ofensivos hacia la tradición, donde podréis elegir vuestros favoritos para dar la matraca todo el santo día a familiares, vecinos y amigos. Aunque en lo de dar la matraca no va a haber mucha diferencia con las navidades corrientes y molientes…

Igual se me ha ido un poco… En definitiva, la idea es buscar la diferencia, la heterogeneidad, lo que nos diferencia de los demás. Esa idea está tanto en la raíz del día de los inocentes como en la propia naturaleza humana, cuando intentamos marcar nuestra singularidad, ser distintos a todos los demás. Y de eso sabemos bastante en el mundillo de la decoración…