post

Una oficina como Dios manda (I)

Una oficina es un espacio en el que pasamos al menos 8 horas diarias. Eso es lo que debería ocurrir, pero en muchas ocasiones, cuando el negocio es propio, podemos pasar en ese entorno mil horas. Por esa razón, tenemos que tener un centro de trabajo que nos agobie, en el que nos sintamos muy agusto, en el que se respire armonia.

En general, las oficinas no suelen ser sitos muy agradables, están pensadas para ser prácticas, aunque a veces no lo sean, y destinadas a que todo el mundo esté sentado delante de un ordenador sin mediar palabra. Desde mi punto de vista, los espacios abiertos, en los que los jefes no estén separados de los empleados, en los que la gente se pueda mover sin chocarse continuamente con la mesa del compañero, es realmente un mejor espacio.

Cada organización tiene una manera de trabajar, de ordenar esa labor diaria, y sea cual sea ese modo de distribuir los espacios, siempre debe ser la mejor y la más adecuada a las personas que conviven en esa habitación. No hay fórmulas mágicas, no existen reglas que haya que cumplir a rajatabla, pero si existen algunas directrices que pueden ayudarnos a lograr un mejor rendimiento. 

oficina

Mobiliario de oficina

Ante todo, organización

Es imprescindible que en una oficina exista un orden. Si no mantenemos esa organización, ese espacio será un caos absoluto y no podremos encontrar nada. Si lo dejas todo en su sitio todos los días, evitarás que el último día tengas que ordenarlo todo y tardes el doble.

Pon plantas y algunos aceites aromáticos

Poner alguna planta que renueve el aire y aporte frescor es imprescindible. Si admites una sugerencia, el bambú puede ser una gran opción. No necesita grandes cuidados y hace que el aire se renueve. Los aceites aromáticos nso ayudarán a relajarnos en esos momentos que el estrés empieza a apoderarse de nosotros.

Coloca muebles que te hagan falta

A la hora de elegir los muebles, ten en cuenta la practicidad de ese mobiliario. Es absurdo llenar una oficina de “trastos” a los que no damos ningún uso. Suficientes archivadores, una gran mesa o un espacio para el relax son elementos indispensables, siempre que se tenga un espacio suficiente.

Iluminación correcta

Tener una luz adecuada es muy importante, por eso, si es posible, es mejor que tengamos nuestros espacio de trabajo en un lugar iluminado por la luz natural. Si no tenemos esa opción, es recomendable iluminar adecuadamente esa zona.