post

Restaurar muebles antiguos

No suena a nuevo decir que estamos en crisis y que no hay dinero. Como también hemos oído alguna vez aquello de que es preciso dar con soluciones originales si queremos estrenar lo que sea. Y, dentro de ese “lo que sea”, se encuentran los muebles, que pueden pasar de ser antiguos a nuevos como recién salidos de la tienda.

Para empezar, veamos qué materiales precisamos: pincel, brocha, espátula, decapante, cepillo de cerdas, formón, pasta para madera, jeringuilla, insecticida para carcoma, lana de acero, lija, cera de emplastecer, decolorante, cubeta, trapo, tapaporos, tinte y barniz. Ya.

Vamos a ver ahora cómo se restaura una mesa antigua, por poner un ejemplo. Pero, antes de nada, te advertimos de que tengas mucho cuidado con determinados productos, que pueden llegar a ser tóxicos, de modo que procura estar en un lugar bien ventilado y usar mascarilla. Ahora sí, vamos allá.

Revivir un mueble paso a paso

Empieza por limpiar bien la mesa de restos de barniz o de pintura, para lo que vas a extender decapante con una brocha y luego a retirarlo usando una espátula. Hecho esto, lija la madera (hazlo siempre en el sentido que marque la veta).

Retira el polvo que se haya generado al pasar la lija, usando un trapo seco. Si ves que la carcoma ha atacado al mueble, elimínala con un insecticida y rellena los agujeros con cera de emplastecer, que extenderás con un formón.

Pintar para que el mueble parezca nuevo

Ya seca la cera, retira los restos y dale tapaporos. Lija de nuevo y retira el polvo usando un trapo. Para terminar, si quieres darle pintura a la mesa, usa una brocha, que pasarás en el sentido de la veta.

Ya tenemos la mesa convenientemente restaurada, con un color a nuestro gusto y habiéndonos gastado muchísimo menos dinero que si la hubiéramos comprado nueva. Pero… un momento…

Muchas posibilidades

En el segundo párrafo de este escrito hemos mencionado muchos más materiales de los que luego vamos a usar en la restauración de la mesa ¿Por qué? Pues porque no sólo de mesas más o menos carcomidas o con la pintura en mejor o peor estado vive la restauración.

Aquí te hemos hablado de todo un “kit del restaurador”, pensado para que repares y recuperes todo tipo de mobiliario, sea cual sea su estado de conservación o cualesquiera que sean los estropicios que el tiempo ha dejado en él.