post

remodelar el baño

¿Cuántas veces nos hemos dicho que lo haríamos, que tomaríamos la gran decisión de remodelar ese baño, de volver a darle forma, convertirlo definitivamente y de una vez por todas y sin embargo todos los días nos levantamos y nos encontramos con la misma imagen? No es un secreto que un cuarto de baño bonito nos hace ver bien ante nuestros amigos y sobre todo nos da gusto poder estar en ellos. Es cierto que nos puede parecer a primera vista como un trabajo demasiado laborioso para realizarlo nosotros mismos, pero con un poco de imaginación y las herramientas adecuadas podremos convertir fácilmente esto:

En esto:

Las Herramientas

No necesitaremos equipamiento de última tecnología para la metamorfosis de nuestro tocador, con tan solo un martillo o una masa y una espátula estaremos lo suficientemente preparados como para comenzar.

Partiremos por sacar todo lo que nos moleste y que ya no queramos que este allí,  como azulejos, pintura, zócalos viejos, etcétera. Una vez que hayamos “pelado” el baño procederemos a ir de compras.

 Los Materiales

El color que elijamos para las paredes será tan importante como el que escojamos para las paredes del cuarto de nuestros hijos.

Recordemos que un ambiente cargado de colores fuertes puede resultar muy estresante y lo último que queremos cuando nos encontremos sumergidos en la tina hasta el cuello es estrés.

Por lo que optaremos por colores calidos que acompañen la función que cumple nuestro hidromasaje.

Con respecto a los azulejos optaremos por alguno que combine con nuestra pintura a elección manteniendo siempre una atmosfera de calidez y confort.

Adquiriremos junto a estos el pegamento necesario para poder fijarlos a nuestros muros que no será el mismo que necesitaremos para pegar las baldosas, las cuales precisaran de un material especial que deberemos solicitar en el negocio que hayamos elegido para realizar nuestra compra.

La colocación

En este momento podemos pedir ayuda a una mano de obra especializada en lo que refiere al tema, un albañil de confianza podrá asesorarnos o bien realizar parte del trabajo.

No los aliento a que lo intenten solos a menos que conozcan sobre niveles ya que una baldosa mal colocada puede arruinarnos el drenaje del baño e incluso si no está bien fijada al suelo puede partirse bajo nuestros pies, por lo que recomiendo que dejemos esta parte a los profesionales, que luego cuando ellos hayan terminado su parte podremos relajarnos y disfrutar de nuestra obra terminada