¿Pensando en instalar un ascensor?

Son muchas las comunidades de propietarios que se plantean instalar un ascensor si viven en un edificio, tal vez antiguo, que no cuenta con él. Las ventajas son evidentes: una mayor comodidad, facilitar la movilidad de personas que puedan tener dificultades al subir y bajar escaleras y también una revalorización económica inmediata de cada una de las viviendas.

Poner ascensor es una inversión que requiere un buen asesoramiento previo. Son muchos los aspectos técnicos y de seguridad que hay que tener en cuenta para emprender con éxito una obra de estas características. Sólo una empresa especializada en instalación de ascensores podrá determinar, tras un estudio a priori, cuál es el elevador apropiado para un determinado edificio.

Antes de tomar la decisión, entre los aspectos a tener en cuenta hay que destacar:

  • Tamaño y tipo de espacio disponible. No es lo mismo instalar un ascensor en un patio interior, en el hueco de la escalera o incluso en la fachada del edificio. Tal vez los vecinos prefieran una de estas opciones pero siempre habrá que hacer un estudio previo de viabilidad.
  • Sistema de funcionamiento. Dependiendo del recorrido y número de paradas que vaya a realizar la cabina o del posible peso que tenga que soportar, será recomendable un sistema u otro. Hidráulico, por pistones o poleas, eléctricos o los innovadores ascensores ecológicos, pensados para ahorrar el máximo en el consumo eléctrico, son sólo algunas de las posibilidades actuales.
  • Cuarto de máquinas. Es otro de los detalles a tener en cuenta porque hay ascensores que requieren espacio extra para albergar su complejo mecanismo mientras que otros prácticamente llevan integrado su sistema de funcionamiento en la propia cabina y no requieren una estancia aparte para la maquinaria.

Estilo propio

El futuro ascensor va a ser un elemento más del edificio y va a formar parte de esa primera impresión que reciba todo aquel que entre en el portal. Por eso, su seguridad y eficiencia son aspectos fundamentales, pero su diseño también importa. El ascensor no debe “desentonar” sino integrarse perfectamente en el estilo de la entrada y del edificio en conjunto. Tienes cabinas para todos los gustos, desde las más modernas en las que predominan materiales como el acero inoxidable en distintas tonalidades y acabados, hasta las que imitan antiguos ascensores, con paneles de madera y una cuidada y tenue iluminación.

A la hora de elegir el vuestro, lo mejor es fijarse también en los pequeños detalles: espejos que aumenten la sensación de amplitud, que aporten seguridad y vayan acorde con el conjunto, luces cálidas que iluminen sin resultar agresivas, o una botonera que reúna la última tecnología con un diseño elegante.

Estas son sólo algunas ideas para que el ascensor resulte tan seguro como agradable y, ¿por qué no?, estético.