post

Los colores de tu casa influyen en tu estado de ánimo

Pintar las paredes de la casa puede causar muchos quebraderos de cabeza. Se deben de unir muchos puntos diferentes: debe de combinar con los muebles que ya tenemos, ser agradable para todos los miembros de la familia, y además también debemos de pensar en la influencia que estos colores pueden ejercer sobre nuestro ánimo.

Por ejemplo, los tonos rojos están de máxima actualidad, pero pintar un cuarto de rojo intenso puede no ser una buena idea. Además de que probablemente te canses muy pronto de ese color, el rojo fomenta la agresividad y puede ser una mala influencia si se produce una discusión en esa habitación. Al menos, según dicen algunos psicólogos y también expertos decoradores.

Los colores pasteles son relajantes y resultan fáciles de combinar. Se supone que ayudan a relajarse, a sentirse más a gusto y que dan calidez de hogar. Eso hace que sean una muy buena elección para el dormitorio, el lugar de la casa dónde el relax es la parte más importante. Escoge entre toda la gama de azules, incluidos violetas y morados y también  los verdes.

Colores para las salas y comedores

Si sois personas vitales, a las que os gusta realizar actividades en familia. Si vuestra sala de estar es un hervidero de actividad dónde siempre está entrando y saliendo gente, entonces busca colores que reflejen esa energía y esa vida. Naranjas y amarillos son los tonos ideales. Es cierto que quizás no sean las opciones más fáciles de combinar, pero la decoración en blanco está muy de moda y combina a la perfección con los tonos chillones en las paredes.

Un pasillo rosa fuerte o fucsia transmitirá confianza a las personas que entren en casa. Es un color que denota inocencia, algo de inmadurez e ingenuidad porque es un tono que recuerda a la infancia. Es también ideal para los cuartos de juegos de los niños.

Los tonos en blanco y negro con toda la gama de grises pueden resultar algo tristes y dar la sensación de frialdad, pero si se saben combinar resultarán elegantes y minimalistas y además serán muy fáciles de combinar con cualquier mobiliario.

Contrastes y combinaciones

Es buena idea combinar tonos fríos con complementos llenos de color. Una habitación decorada en blanco y negro ganará vida con un ramo de flores naturales, pero estas pueden resultar recargadas en un cuarto con demasiado color.

No olvides que eso de que una habitación sea de un solo color ya hace tiempo que ha pasado a la historia. Inventa tus combinaciones, juega con el papel pintado y expresa tu personalidad a través de las paredes de tu casa para hacerla especial y única.