post

Las mesas de centro

Las mesas de centro situadas exactamente ahí, en el centro de la sala, se usan prácticamente para todo: dejar las revistas, los mandos de la tele, los niños meriendan sobre ellas y no lo niegues, más de una vez se usan para apoyar los pies. Cuándo escojas una mesa para tu sala piensa en todo lo que haces sobre ella y escoge una que no solo combine con los muebles, sino también con el uso que harás de ella.

Por suerte hoy en día todo está de moda, desde modelos originales para casas sin duda singulares, hasta las hechas por uno mismo a partir de palets de madera. Mesas sencillas, con diseños atrevidos, de colores chillones o en clásico pino. Hay una mesa para cada casa, sin duda.

Me gusta comer viendo la tele

Si, reconozco que no me gusta comer en la cocina, sobre todo cuándo no tengo compañía. Prefiero comer en la sala y ver la televisión mientras lo hago. Tengo dos opciones, llevar todo en una bandeja con el consabido peligro de que todo resbale y el sofá acabe cubierto de restos de pollo y patatas o comprarme una mesa de centro que me permita comer sin encogerme para hacerlo: una mesa elevable.

Este tipo de mesas permiten que se levante la parte superior y se pueda acercar al sofá, proporcionando una especie de mesita auxiliar muy cómoda para comer, o incluso para trabajar en el portátil sin tener que colocarlos sobre las rodillas. Además en la zona que queda bajo la parte que elevas, suele haber un útil hueco dónde puedes guardar esas cositas que nunca sabes dónde meter y no quieres que se vea demasiado.

Mi casa es la más original

Si no te gusta tener la casa como todo el mundo y quieres que nada más entrar en tu sala la gente sepa que está ante alguien especial y original, lo tuyo son los diseños vanguardistas y muy especiales. Mesas desenfadadas, divertidas y que tienen como mayor cualidad que parecen cualquier cosa excepto una mesa.

Con una mesa de este tipo ésta puede convertirse en el punto fuerte de la sala, siendo el detalle que destaque entre todo. Decorar todo el cuarto con este tipo de muebles puede resultar chocante y de mal gusto, pero si nos limitamos a un detalle como la mesa, todo cambia y aporta un toque de originalidad que realmente se agradece.