post

La gran aventura de decorar en tiempos de crisis

¿Cuantas veces has estado viendo una película o una serie y has prestado más atención a una butaca de la protagonista que al dialogo? ¿Empezar a limpiar y dejarlo a medias por la tremenda manía que le tienes a ese sofá que te trajo tu madre porque cambio el suyo recientemente? ¿Cuantas páginas has marcado de revistas de decoración soñando tener esos salones y dormitorio?

Asumámoslo… Necesitas un cambio en tu hogar ya. Pero claro, este no es el momento adecuado para esos grandes cambios que sueñas. Llevas casi 3 años resignándote a vivir en un sitio que no te gusta, que no te representa, siempre con la cantinela de “no puedo gastar”, “no tengo dinero”.

Sin embargo te sorprendería de qué manera puedes conseguir cambiar tu hogar con solo unos pequeños detalles, sin necesidad de hacerlos todos a la vez. Pues muchas veces solo hace falta algún pequeño cambio para empezar a ilusionarnos y ser felices.

Cambios sencillos que puedes hacer tu mismo o con la ayuda de tus amigos a cambio de ofrecerte tú a ayudarles en un futuro o por unas cenas. Pues si algo trae momentos difíciles como estos y hemos demostrado al mundo es que nosotros, con nuestra ayuda y apoyo, podemos con todo.

Con solo 5 pasos conseguirás que tu vida empiece a cambiar.

  1. Iluminación.

Es increíble como una buena iluminación puede cambiar por completo una decoración y mejorarla, sino llegar hasta el punto de influirnos anímicamente. Muchas personas creen que un solo punto de luz, el que viene de la obra en el centro del techo de la habitación vale.

Prueba a incorporar nuevos punto de luz con lamparitas. Con esto conseguirás incorporar nuevos ambientes dentro de una misma habitación, lo que conseguirá que sea un espacio vivo con solo encender, apagar y combinarlas según necesites.

Momento cena con la luz principal, lectura con una lámpara al lado de una estantería y con solo una butaca (zona de lectura) o una al lado del sofá para acompañarnos a ver la televisión o tener una agradable tertulia con nuestros amigos y familiares.

  1. La pintura.

Son muchos los que recurren a la pintura como primer método para cambiar su hogar. Y es verdad, es barato y no solo crea nuevos conceptos en nuestra casa, sino que también la retirada de los muebles y accesorio no solo nos hace, ya que estamos, probar nuevas distribuciones, sino también los colores probar nuevas combinaciones cromáticas.

Es importante, una vez que elijas colores, no te vuelvas loco y pongas cada habitación de un color. Sabremos si nos estamos sobrepasando si utilizamos en total más de tres colores o tonalidades distintas.

Cuando las habitaciones son pequeñas o con poca luz, mi consejo es pintar en blanco (yo una gran defensora de este color). En cambio, si quieres pintar de colores prueba con colores reflectantes de la luz, como gama de amarillos o cremas. O colores cálidos, como rojizo, anaranjados o salmones. Los que convertirán la estancia en mucho más acogedora.

Recuerda que si te gustan los colores muy vivos no es recomendable en cuartos que no sean muy grandes, pues tienen a reducir. Prueba en este caso a pintar solo una pared y las otra tres de blanco o un color pálido.

  1. Cortinas

Es importante que no renuncies a las cortinas por motivos de estética hasta de higiene, pues como ya os hemos contado en blogs anteriores, las cortinas evitan que la suciedad de la calle e insectos se cuelen en nuestros hogares.

En el tema estético intenta siempre comprar cortinas grandes. La explicación es la siguiente, unas cortinas largas permiten que se puedan colgar desde la unión de la pared con el techo y que arrastren en el suelo. Lo que sin duda consigue que el efecto óptico haga la los techos de la habitación más grandes, por lo cual, da la sensación de más amplitud.

  1. Hall pequeños

El hall de una casa es un elemento muy importante, pues es la antesala y carta de presentación de la casa y de la persona que allí habita. Muchas veces por problemas de espacio lo suprimimos o no le damos importancia a su decoración.

Un consejo en estos casos es colocar dos espejos (grande, medianos, enmarcados, sin…), pero que estén uno frente al otro. Esto conseguirá que las dimensiones se pierdan y parezca que es mucho más grande.

Este consejo también es válido para cuartos de baños o pequeños aseos. Incluso podemos incorporar un tercer espejo, formando siempre una U.

  1. Huir de las acumulaciones

¿Alguna vez has oído aquello de “menos es más”? Pues ahora que has dado el paso aprovecha para hacer una selección de los objeto y elementos decorativos que quieres conservar y los que no. Evita hacer montones o batiburrillos en cualquier estante o rincón.

Selecciona los que mejor casen con tu nueva vida. La que has emprendido a la hora que has querido cambiar tu casa. Deja que el ambiente fluya y respire, sin entorpecimientos ni amontonamientos innecesarios.

¡Anímate a ser un poco más feliz!