post

Jardines verticales para disfrutar en casa

Y es que están tan de moda esta clase de plantas que es raro que nunca te hayas topado con ellas. Una forma muy original de poder disfrutar de una planta en casa como si de una obra de arte se tratase. Aunque en mi opinión, lo son.

No conozco a muchas personas que hayan dado con ellas de forma propia, ya que es algo que aunque se haya extendido rápidamente, no todo el mundo visiona. Por lo que se puede considerar una rareza. Y es que no se a quien se le ocurrió la idea ni cómo nació, pero es de esos inventos de los que no dejarías de aplaudir a la vez que piensas “porque no se me ocurrió a mí”, ya que en si resulta muy simple.

Una planta enmarcada

Es un poco el resumen de esta nueva forma de plantar en vertical. Se trata de una maceta de plástico rígido, en su mayoría cuadradas, que sirve como carcasa para plantar un tipo de planta. La tierra queda sujeta por un mallado para evitar que se vuelque, que a su vez está cubierto con una cubierta del mismo plástico con una apertura o varias por donde crece la planta y se muestra al exterior.

Una vez está colocado todo, solo tendremos que colocarlo en una pared de nuestra casa de manera fácil, ya resulta de gran similitud que colgar cualquier cuadro o televisión de plasma.

Eso sí, como cualquier planta necesita un ambiente en el cual haya luz, imprescindible para su crecimiento y vida.

¿Cómo se riega?

Tras superar los primeros minutos de sorpresa es la primera pregunta que se hacen los observantes de este tipo de jardinería. Ya que al estar en esta posición y cubierta la arena resulta casi impensable poder ser regada la planta.

No hay ningún truco, solo un sistema interno de regadío. Solo tenemos que abrir una pestaña en la parte superior e introducir con la ayuda de una botellita la cantidad de agua que usaríamos para regar una planta normal. Una serie de tubos internos harán llegar el agua a todas las plantas que tengamos.

¿Qué plantar?

En principio se pueden usar cualquier tipo de planta. Aunque se recomiendan plantas que no crezcan mucho, como geranios, violetas, narcisos… Esto es para evitar que por inercia, la planta tienda a inclinarse buscando la verticalidad.

Hoy en día lo último es incorporar plantas comestibles. ¿Imaginas poder recoger tus propias lechugas o hierbabuena sin tener que agacharte? Ay, si mi abuelo levantara la cabeza…