post

Fachadas y cubiertas: cómo elegir las mejores del mercado

Las fachadas y las cubiertas son una parte fundamental  de cualquier tipo de edificación. Y es que no sólo tienen una finalidad estética, sino que al mismo tiempo actúan como elemento de protección, evitando los daños producidos tanto por los agentes climatológicos externos (como la lluvia, las altas temperaturas, el impacto directo de los rayos del sol…), cómo algunos producidos por la mano del hombre.

En este artículo te damos algunas recomendaciones para que sepas cómo elegir fachadas y cubiertas para tu hogar o empresa.

¿En qué nos tenemos que basar para elegir fachadas y cubiertas?

A la hora de seleccionar las mejores fachadas y cubiertas tenemos que prestar atención a estos aspectos: material, constitución de la fachada y empresa encargada de su fabricación.

Material

Existen diferentes tipos de material para fachadas y cubiertas, cada uno de ellos con sus ventajas y sus desventajas, que dependerán de nosotros mismos el  evaluar. Dentro de este criterio, habrá que comprobar los siguientes factores:

  • Impermeabilización: Con este concepto nos referimos a la capacidad que tiene el material para evitar la filtración del agua en forma de lluvia, nieve o granizo. Para evitar deterioros de importancia, debemos elegir materiales que resistan al agua, independientemente del estado en el que ésta se presente.
  • Aislamiento térmico: Para evitar pasar mucho frío en invierno y mucho calor en verano, necesitamos un buen material que nos aísle del exterior. Siendo así, ahorraremos mucho en aparatos de climatización.
  • Aislamiento acústico: Si no queremos estar escuchando en todo momento los sonidos que nos llegan del exterior, también elegiremos un material que logre un buen aislamiento acústico.

Tipo de fachada 

Es muy importante también evaluar el tipo de fachada que  ya se tiene, o el que se desea tener para poder así elegir la mejor opción.

-Por un lado tenemos las fachadas ligeras, aquellas que tienen poco peso y que no están relacionadas con la estructura del edificio. El problema de ser tan finas es que no aíslan bien, ni a nivel térmico, ni a nivel acústico. Son muy útiles  si se quiere que entre luz en el interior.

– Las fachadas pesadas, que están elaboradas por materiales como aplacados, enfoscados, ladrillo visto, madera o piedra. Aguantan bien el paso del tiempo, así como las diferentes condiciones adversas.

-Las fachadas trasventiladas se caracterizan porque sus montantes están anclados a los muros, logrando una todavía mayor resistencia. La calidad de los materiales que les dan forma es más alta, por lo que esto tiene un impacto directo a nivel estético. El único problema es que son más caras.

-Y terminamos con las fachadas prefabricadas, compuestas por un módulo de pared que se diseña antes de ser colocado. Tan solo requerirá de ensamblado cuando se coloque.

Dentro de los tipos de cubierta hay muchas variaciones que es recomendable consultar a empresas especializadas.

Selección de empresa

A la hora de elegir entre empresas de instalación de fachadas y cubiertas, empresas de limpieza o cualquier otro tipo de entidad, te recomendamos que te centres en su trayectoria, en la calidad de los materiales que emplean, así como en la relación calidad-precio.

Si tienes en cuenta todos estos detalles, conseguirás el tipo de fachada y cubierta que necesitas.