post

El estilo nórdico para tu hogar, la tendencia de la temporada

Se caracteriza por la utilización de los colores claros, principalmente el blanco, y las distintas variedades de colores fríos como el gris. Se le da mucha importancia a la pureza de las líneas y al mobiliario sencillo, en muchas ocasiones en el mismo color que las paredes y apostando por piezas vintage que lo hacen todavía más especial.

Una de las principales bazas o valores de este tipo de estética o arquitectura se caracteriza por la importancia de la luz natural y las técnicas que se emplean para que se propicie su reflejo en las paredes sin necesidad de puntos de luz artificial. Este aspecto condiciona, en gran medida, los materiales empleados y las tonalidades empleadas en los muebles, huyendo siempre de las maderas oscuras y de los tonos vengué.  

En lo referido al menaje textil se propone la utilización de tejidos naturales como el lino y el algodón, son en estos accesorios donde se aprovecha para la emplear estampados geométricos, florales o colores vibrantes.

Detalles decorativos:

Es importante prestar atención a los accesorios y detalles que decoran tu hogar, puesto que al apostar por tonalidades neutras en paredes y muebles con estos pequeños elementos se pueden crear espacios únicos y especiales. Esta permitido el uso de todo tipo de colores, si bien, en base al minimalismo de este tipo de estética se opta siempre por el binomio blanco y negro.

Una opción muy sencilla y sin coste económico elevado es el empleo de lienzos o de fotografías de todo tipo en blanco y negro. Puedes recoger tus mejores fotografías personales darles un acabo antiguo o rústico y engalanar las paredes de tus habitaciones. Los grupos de fotos son muy versátiles, pues se pueden adaptar y modificar de una manera habitual sin problema alguno.

Muebles vintage o rústicos:

Si para la elección de tu mobiliario no encuentras muebles vintage que te gusten una opción muy recomendable es conseguir un aspecto más rústico o antiguo de otros que ya dispongas. Hacerlo es muy sencillo con ayuda de una lija y de un poco de pintura en tono dorado podrás crear muescas o ausencias de color en las distintas piezas y proporcionarle un punto dorado sin excesos. El resultado es verdaderamente espectacular y muy sencillo de conseguir, se combina a la perfección con el resto del ambiente y podrá convertirse en el epicentro decorativo.

Animaros todos y a decorar vuestros hogares con este tipo de decoración!!