Decoración de ambientes

La decoración es un arte. No es nada fácil ponerse manos a la obra y organizar la estancia de manera que nos sintamos cómodos y relajados. Podemos encontrarnos grandes espacios que no aprovechamos porque la organización de los muebles y los distintos elementos que componen la habitación no nos permite esta libertad. Lo mismo pasa con espacios pequeños donde es imposible moverse y de los que se podría sacar mucho partido. Sólo necesitas sentarte, respirar hondo y no empezar a agobiarte por verlo todo patas arriba y sentirte encerrada entre tanto espacio mal aprovechado.

Te damos una serie de consejos para decoración de ambientes:

Decoración de ambientes grandes

La gente cae en la equivocación de que es más fácil decorar ambientes grandes porque tienes más espacio para organizarte. Pero, todo lo contrario, seguro que, al momento, te darás cuenta que tienes demasiado espacio y la estancia parecerá vacía. No te preocupes. Atenta a estos consejos:

  • El salón-comedor: agrupa los muebles en la zona donde vayas a sentarte, donde pondrás el sofá para ver el televisor, leer, el área para juegos de los niños, etc. Al sectorizarlo todo en un lugar no parecerá que nuestro salón esté desorganizado, sino que se verá amplio y creará unos matices más suaves al dejar respirar la habitación. No es necesario recargar. Está bien con poner algún cuadro o pequeña estantería de pie en el resto de la habitación. Pero, ya sabes, lo que haga más bulto en tu salón mejor enfocarlo en una sola parte.
  • El dormitorio: pasa un poco lo mismo que con el caso del comedor. En la zona de la cama coloca los muebles que te servirán como mesitas de noche. También una pequeña alfombra para los pies. El armario puedes colocarlo en un lateral. Pero si tienes una cómoda, colócala también cerca de la cama.
  • La cocina: tener la cocina amplia es un lujo, ya que es un lugar donde siempre hay mucho movimiento. Si tienes una cocina-comedor, la mesa ha de estar cerca de la cocina, pero dejando un espacio acorde para poder moverse.  Si lo separamos mucho obtendremos un pasillo sin utilidad que dará un aspecto de vacío.
  • El poder de la división: el tener un espacio grande nos permite dividir, en una misma estancia, varias zonas de ocio. Con un biombo, por ejemplo, podemos separar una zona para hacer manualidades, otra para la zona de juego de los niños, una pequeña biblioteca donde poner un sillón… Tienes miles de posibilidades. Esto es de mucha utilidad cuando se tienen lofts que suelen tener una habitación muy amplia y dos compartimentos destinados al baño y un trastero.

Al disponer de un espacio amplio tenemos más posibilidades de decorar las paredes y los rincones con obras de arte, ya sean cuadros o esculturas.

Decoración de ambientes pequeños

Al contrario de lo que ocurre con los ambientes grandes, organizar uno pequeño es una obligación si queremos tener un poco más de espacio. Buscamos disimular el poco espacio pero, además, también queremos darle un toque personalizado a la estancia. En este caso es EXTREMADAMENTE importante, elegir bien los colores y los materiales.

  • El dormitorio: lo mejor es optar por un color y crear una estancia a base de matices de ese mismo color. Las paredes, sin embargo, deben estar pintadas en el tono más claro para que dé la impresión de ser más amplia. El techo mejor que sea más claro aún para que dé impresión de ser más alto. Evita los contrastes de colores y materiales, ya que el contraste da sensación de estrechez.
  • Salón-comedor: aquí podemos arriesgarnos más al contrastar colores. Sin embargo, es mejor seguir manteniendo una gama de tonos pálidos. El resto de los elementos mejor que sean de línea recta sin excesivos adornos.

No obstante, el aspecto más importante para hacer de una pequeña estancia la apariencia de una más grande es la iluminación. Las habitaciones deben estar iluminadas de manera uniforme, alcanzando todos los rincones. Prueba con bombillas incandescentes y pequeñas lámparas si aún ves que la iluminación no es suficiente para toda la habitación.