post

Cuando el frío amenaza nuestro hogar

Ahora que empieza el frío, buscamos aislar lo máximo posible nuestro hogar para evitar humedades y que la factura de la calefacción nos arruine. No hay nada más agradable en este tiempo que llegar a casa y encontrar un rincón calentito y acogedor.

Los remedios más baratos para ayudar a aislar las ventanas es colocar un burlete entre el marco de las ventanas y las hojas, con ello evitaremos que el aire se cuele por las molestas rendijas. Y si las hojas de la ventana son de corredera también se puede colocar, en este caso se haría entre el carril interno y cada una de las hojas.

hoguera

Para las puertas que dan a la calle también hay unos burletes especiales que se pueden colocar, bien para la cara exterior o para la interior. En la exterior lo recomendable serían los de madera o metálicos que dan una mayor elegancia a la puerta, mientras que para la interior se pueden colocar unos de espuma que son más baratos.

Contraventanas o persianas

El aislamiento nocturno de las ventanas a través de las unas persianas o unas contraventanas es lo ideal para esas horas en las que la temperatura alcanza los mínimos de la jornada. Dependiendo de la humedad de la zona hay que ver qué sistema de persiana es mejor.

Para una zona con humedad proveniente del mar hay que plantearse adquirir un sistema de persianas con lamas que no se corroan por el salitre, mientras que si la humedad es por la lluvia y el frío únicamente, habrá una mayor variedad a elegir.

Automatizar ayuda a ahorrar

Al igual que los sistemas automáticos de riego que encienden los aspersores a unas horas determinadas, también existen sistemas automáticos de persianas. Este sistema es especialmente interesante para las personas que llegan tarde del trabajo y quieren que se cierren las persianas de los ventanales antes de que lleguen a casa.

Automatizar la calefacción para que mantenga una cierta temperatura durante las horas en las que estamos en casa y otra más baja cuando no estamos también puede ser una buena opción para ayudar a mantener un nivel de temperatura sin llegar a un excesivo derroche.

Calor y ahorro no están reñidos

Mantener la casa bien aislada y con una buena distribución del calor es una de las cosas que más se valoran en este tiempo de fríos y catarros. Además, esto facilitará el ahorro tanto de energía como de dinero.