post

Complementos que cambian un ambiente (I)

Igual que ocurre con la ropa, los complementos son indispensables para cambiar una prenda o un espacio completamente. En el caso de la ropa, podemos llenar de sofisticación un vestido que aparentemente es hasta soso, solamente añadiéndole un toque de color con un largo collar. O colocando un pañuelo que transmita sobriedad y seriedad.

Pues con la decoración ocurre algo parecido, es mucho más fácil cambiar el ambiente de una habitación poniendo otros complementos, que transformarlo del todo sustituyendo los muebles antiguos por otros nuevos. Además, teniendo en cuenta en los tiempos que vivimos, hay que ajustarse muchísimo al presupuesto y ver las posibilidades más económicas. 

Aunque parezca mentira, un complemento o pintar un pared de otro color supone un gran cambio en la imagen que podemos tener de un mismo espacio. Por eso es importante que a la hora de elegir los muebles, tengamos en cuenta que sean de colores muy combinables. Así, cuando queramos cambiar un espacio concreto, no tendremos que rebuscar demasiado para encontrar lo que estamos buscando.

dormitorio con cuadro

dormitorio con cuadro

Los cuadros, siempre presentes

Una manera fácil de cambiar una estancia es añadir un cuadro o un lienzo en el lugar apropiado. Tenemos que intentar ir en coherencia con el estilo del mueble que tenemos colocados en ese momento. Lo que no podemos hacer es que tengamos un muebles rústico de estilo clásico y pongamos una lámina con trazos abstractos. No tiene sentido mezclar estilos que poco o nada tienen que ver.

Una manera muy fácil de destacar los cuadros es conseguir iluminarlos correctamente. Para ello, es recomendable utilizar luz amarilla. Si es un espacio en el que la luz natural es muy escasa y te das cuenta de que la iluminación artificial no es suficiente, procura que los tonos del cuadro sean suaves.

Posición según el espacio

Si el espacio donde queremos colocar los lienzos es algo ajustado, mi recomendación personal es que los pongas en posición vertical. De esa manera, se evitará tener la sensación de llenazo en la pared y hace que los espacios parezcan mayores. Si no hay problemas de tamaños, entonces, cualquier posición puede ser válida, juega con los que más te gusten.

Si tenemos que “rellenar” un gran espacio y somos personas creativas y amantes de la fotografía, incluso podríamos poner una gran foto con base en metacrilato que está muy de moda en este momento. Si el material no os convence, no pasa nada, en muchas tiendas de fotografías os enseñarán una gran variedad  de soportes donde imprimir vuestras fotos favoritas.