post

Cambio de suelo, cambio de ambiente

Que haya llegado la crisis y en consecuencia los recortes en la economía doméstica, no quiere decir que el gusto por la decoración haya cambiado. Se puede decir que nos siguen gustando los cambios, pero nuestro presupuesto es algo más modesto y en ocasiones bastante restringido. Si es tu caso, no te asustes, es lo que le está ocurriendo a la mayoría de los ciudadanos de este país.

Teniendo en cuenta que hacer cualquier reforma que queramos hacer en casa contratando a un buen profesional puede costarnos un dinero que probablemente no tenemos, deberíamos ponernos a pensar qué alternativas tenemos en nuestra mano para transformar con poco un espacio. Existen muchas maneras de cambiar los lugares, solamente hay que dejar que la imaginación vuele por un instante.

Si queremos verle el lado positivo a la crisis, es que los fabricantes de cualquier ámbito ponen a disposición de sus clientes cosas que pueden hacer ellos mismos. En ocasiones, un poco de maña y algo de esmero, bastarán para que una estancia cambie por completo y tenga una nueva cara.

poniendo suelo vinilico

Suelo vinílico

Suelos vinílicos

Una de los mayores descubrimientos que he podido hacer es el suelo vinílico. Se puede decir que son lamas de mismas características del parquet o la tarima flotante, pero que se pegan encima del suelo anterior. En realidad son como las tradicionales lamas pero con un espesor de 2 mm aproximadamente y que directamente podemos pegar sobre el suelo anterior.

A simple vista, nadie notará que son pegatinas, por su robustez y también por el tacto y la sensación de calor que proporcionan. Si tocamos la superficie de un suelo de este tipo, pensaremos que es madera de la de verdad. Afortunadamente, no hace falta que nos lo coloque un profesional, lo podemos hacer nosotros mismos. Es realmente fácil, porque incluso los remates, podemos cortarlos con un simple cuter con una hoja decente.

Gran variedad de estilos y fácil limpieza

Existen en el mercado, gran variedad de estilos de este tipo de suelos. Los hay con betas y colores tradicionales, como los de toda la vida y también algunos más novedosos y a la moda. El mercado ofrece una gran gama de colores y espesores que se pueden adaptar a nuestros gusto sin ninguna dificultad.

Para dejar reluciente este suelo no hace falta utilizar productos específicos ni nada por el estilo. Podemos limpiarlo perfectamente y sin dañarlo con una fregona o un trapo húmedo, así, sin grandes complicaciones.