post

Accesorios para decorar un jardín

Creo que formo parte de la opinión generalizada al decir que el jardín de una casa es una de sus partes más importantes. De acuerdo, ni dormimos, ni cocinamos, ni (dios mediante) lo usamos como cuarto de baño, aunque pueda servir para todas esas cosas; sin embargo, ofrece algo que el resto de nuestro hogar no puede: aire libre, rodeado de plantas y otros seres vivos, un espacio más o menos abierto.

Un jardín no se decora como un interior, y en general no somos tan exigentes como con el estilo que guardamos bajo techo. En general somos más prácticos y menos quisquillosos, aunque también hay que tener en cuenta factores clave como el espacio disponible y si queremos guiarnos por algún patrón o respetar alguna temática específica: que si un jardín zen, que si un estilo más propio de los jardines clásicos europeos, que si un espacio de juego para los niños…

accesorios-decorar-jardin

Es posible que debamos comenzar por las plantas si no están ya allí viviendo, el verdadero elemento de fondo de un jardín que se precie de serlo. Unos setos en la linde de nuestra propiedad ofrecen las mejores posibilidades para darnos una fresca intimidad, un césped verde y mullido convierte un suelo en una alfombra, un árbol puede darnos una exquisita sombra o una deliciosa fruta…

En el jardín nos podemos permitir combinaciones más prácticas que estéticas

Hay algunos elementos que forman parte del imaginario de cualquier jardín occidental, aunque colocarlos todos pude resultar demasiado cargante: unos columpios para los peques, una fuente de escayola (el angelito en lo alto es opcional), el inefable enano de jardín, el pequeño paseo de piedras hasta el estanque, el rincón de la barbacoa (de obra o portátil), utilízalos pero no te pases.

Luego existe toda una serie de accesorios menores que ayudan a redondear la imagen que queremos dar a nuestro patio o jardín. Un ejemplo son los móviles, ya sabéis, esos elementos que combinan el elemento decorativo visual con la ambientación sonora. Las tiendas están llenos de ellos (en su mayoría apoyados en un estilo rústico, propio de los exteriores), pero también puedes personalizar tu jardín construyéndote tu propio móvil.

Con todo esto no habremos hecho más que empezar. Aún queda escoger mesas y sillas (y tal vez algún otro “mobiliario”, como tumbonas o hamacas), maceteros, iluminación, pérgolas… Recuerda que en principio un jardín es un espacio de descanso y relajación, por lo que son esos dos principios los que deben guiarnos en nuestras elecciones.